martes, 12 de junio de 2018

Marca Personal. Cómo crearla y mejorarla. (I)

Trabajar la marca personal es uno de los preceptos que debemos de cumplir para facilitar que seamos localizados a través de Internet y las Redes Sociales, lo que mejorará la percepción que los demás tienen de nosotros. Y con los "demás" quiero decir otras empresas y profesionales que puedan necesitar nuestros servicios. Pero ¿qué redes trabajar?

Yo me centraré en 4 puntos principales:

* Linkedin
* Twitter
* Instagram
* Web Personal


jueves, 15 de febrero de 2018

3 Cosas para presentar tu proyecto

Esta pregunta la respondo muchas veces al año, ¿qué tengo que hacer para presentar un proyecto? Bien, pues presentar un proyecto no es lo mismo que presentar una idea. A un proyecto se le presuponen las siguientes cosas:

- Tiene fundamento: es decir, sirve para algo. Ya sea resolver un problema que hasta ese momento no tenía solución, o bien, mejorar una solución ya existente haciéndola mejor.

- Hay un equipo humano detrás. Puedes ser solamente tú, o 200 personas. Pero lo que está claro es que necesitas gente para hacer las cosas. Y uno, por muy emprendedor que se sienta, no es capaz de hacerlo todo. No se puede saber de marketing, de gestión, de producción de paneles solares, de contabilidad, de programación en Android, de finanzas... Para todo ello hace falta que más gente participe.

- Finalmente, un proyecto necesita dinero (para comprar cosas y pagar gente) y ese dinero hay que devolverlo a quien lo presta para que confíe y nos pueda prestar más en un futuro si lo necesitamos.


Si consigues resumir estos 3 pasos en un Word de 4-5 hojas,  listo! Ya tienes tu proyecto presentado.

martes, 6 de febrero de 2018

Elevator Pitch ¿para qué sirve?

La historia del Elevator Pitch está bien como idea, pero, ¿realmente piensas que un inversor serio le servirá que le cuentes tu idea en 20, 30 segundos? El problema es que los emprendedores, pueden llegar a pensar, equivocadamente, que presentar un proyecto es soltar cuatro frases prediseñadas y esperar que los oyentes respondan en el mismo sistema mil veces ensayado en los cursos de pitch. El problema surge cuando no hay una historia bonita de salvar el mundo detrás de un proyecto, simplemente hay, eso, un proyecto, complicado, con dobleces, que no es sencillo. Vamos como todos los proyectos. Y, en ese momento es cuando, quién sabe hablar, estar y, sobre todo, quien conoce su proyecto y cree en él, gana la partida al mejor Elevator del mundo.

lunes, 23 de octubre de 2017

En la cima

Muchos emprendedores alcanzan la cima por una combinación de circunstancias sin estar completamente preparados, entran en una vorágine de números y cifras y, por lo general, estas excursiones tempranas por las alturas terminan en desplome vertiginoso. Recuerdo un caso de un chico que, en el primer año de facturación llegó a 5 millones de euros. Con un 30% de beneficio se lanzó a invertir 2 millones de euros en su negocio, sin estar acostumbrado a este tipo de cifras, sin contar con alguien que le asesorase financieramente, sin tener una reserva de capital "por si acaso" y el resultado fue el desastre, justo, cuando más difícil es fracasar y cuando todo va bien.
Profesionalizar la empresa a medida que crece, evitar la hipertrofia de personal dejándonos llevar por el entusiasmo y las buenas perspectivas, son prácticas más que recomendables. Tener siempre claro cual es el organigrama de nuestra empresa, las personas que necesitamos, sus perfiles, y la complementaridad a la hora de mezclar perfiles. La gamificación y taxonomización de perfiles es necesaria para ser capaz de organizar grupos de trabajo que, normalmente, no se conocen entre sí y no han trabajado antes juntos, realizando tareas que, por normal general en las startups, muchas veces ni siquiera se han inventado todavía.

lunes, 2 de octubre de 2017

Los que se quedaron atrás

Muchas veces me ocurre que veo empresas que, si bien un día fueron grandes y fuertes, ahora atraviesan momentos complicados. Muchas de las personas que dirigen esas empresas, preocupadas, recurren a mí en busca de consejo para mejorar esa situación que, en general, identifican con una caída de las ventas como la causa de todos los males. Pero, la realidad, es que la causa de los males no es el descenso de ventas, sino que ese es el síntoma y el mal, o males, suelen estar dentro, muy adentro, de las organizaciones. En mi experiencia los problemas que experimentan todas tienen como denominadores comunes los siguientes:

- Inercia: Los procesos, las decisiones, la forma de hacer todo, dentro de esas empresas, no cambia "por que siempre se ha hecho así".

- Buscar culpables: Ninguna asume que es la empresa la que lo está haciendo mal, todas apuntan a factores externos, como la crisis financiera, los clientes, los proveedores etc, como causantes de los problemas.

- Desmotivación: los profesionales que trabajan en ellas ya no se identifican con la marca, con los valores, con la empresa. Simplemente están quemados y no saben qué hacer.

- Desfase tecnológico: normalmente tienen un desfase tecnológico superior a 10 años en relación al uso promedio de las TIC en la PYME. No consideran necesario invertir en tecnología.

- Desconocimiento del ecosistema: se encuentran completamente perdidos en las decisiones a tomar, cuando la situación se complica se toman las peores decisiones posibles llevados por el pánico, sin pensar, y aconsejados por "un cuñado" que sabe mucho de empresas y sin escuchar a nadie más.

- Relevo generacional: el traspaso de la empresa de los progenitores a los hij@s es normalmente el detonante que agrava todavía más la situación. Los descendientes no conocen el negocio y, en la mayoría de los casos, son más reacios al cambio que sus progenitores.

martes, 19 de septiembre de 2017

Enfrentando la montaña

Subir una montaña es el paralelismo más adecuado a lo que viene después de enfrentarte a la hoja en blanco. Una vez que tu idea está ya sobre el papel es hora de iniciar el ascenso, un ascenso que no te llevará al éxito, sino al inicio del camino hacia el éxito. Existen un montón de cosas que necesitarás a lo largo de esa ascención hasta el punto cero. Personas que crean en tu proyecto y te ayuden, ya sea formando parte de él o también echándote una mano con las mil y una tareas que puedes necesitar (aspectos legales, comunicación y marketing, contabilidad y finanzas, informática y tecnología, etc)
Para que puedas realizar ese camino tendrás que contar con un pequeño capital que te permita sostener algunos gastos de mínimos, como tener una web de presentación, tarjetas y dossieres de visita, viajes y dietas etc. Es importante en esta fase definir una serie de objetivos concretos a realizar, que sean alcanzables, no utópicos ni tópicos. Las subidas a las montañas no son carreras de ver quién llega más rápido, sino quién alcanza la cima en mejores condiciones.
Al final de ese camino deberías conseguir vislumbrar 3 objetivos como conseguidos, por un lado haber validado tu producto o servicio, por otro adquirir experiencia defendiendo tu proyecto y, finalmente, un sistema de financiación que te permita emprender la siguiente fase del camino.

domingo, 13 de agosto de 2017

Antes de comenzar.

Muchas veces habréis oído eso del miedo a la hoja en blanco. Tienes una idea en la cabeza que no te deja dormir, esa idea que crees, estás seguro, que es una buena idea. Que funcionará. Pero, ¿por dónde comienzo a hacer realidad mi idea? El dar ese primer paso es sumamente importante, pero todavía más importante es el hacerlo correctamente, para no salirse fuera de la idea y terminar deambulando por no se sabe qué mundos. Si he aprendido algo en todos estos años es que, tener una idea es el primer paso hacia cualquier objetivo que os propongáis, pero, y esto es lo más importante, no sirve de nada esa idea si no os enfrentáis a la hoja en blanco, a escribirla, a explicarla, a compartirla con cualquiera que os pueda ayudar. Mejorándola, adaptándola, retocando, reescribiendo y también reideando. Ese paso de enfrentar tu idea a una hoja de papel, a dibujarla, será la primera materialización de la idea en nuestro universo, será la primera y la más cruda, salvaje, con bordes, dobleces, fallos pero será la manera en la que vuestra idea vea la luz. Si nunca enfrentáis la idea al folio, nunca nacerá, nunca Será.